Recuerdo de Lorca en su día
¡Ya se murió Federico!,
¡ya se murió su poema!,
¡ya se murió su risa!,
¡ya se murió su pena!,
¡ya se quedó enterrado!,
¡ya quedó bajo tierra!.

Pero él sigue viviendo,
en algún lugar de ésta tierra,
sea cielo o sea tierra.

Él vive en mi corazón,
como una flor recién nacida,
que me inspira lo que hay que escribir,
que me ilumina lo que he de decir,
que me abre caminos dentro de mi y
sé que con la ayuda de otros y de mí,
lograremos escribir lo que él no pudo
escribir, recitar y sentir.

Créditos
 • Autores Varios •
 • Hermoso poema de una niña •
 • Pinterest •   •  •

Similares
 ⋯ El último rostro
12% Álvaro MutisCuentos
El último rostro es el rostro con el que te recibe la muerte. Las páginas que van a leerse pertenecen a un legajo de manuscritos vendidos en la subasta de un librero de Londres pocos años después de terminada la segunda guerra mundial. Formaron parte esto⋯

 ⋯ Entrevista a Claudio Naranjo
10% Autores VariosRutas
El pasado 24 de octubre, Claudio Naranjo dio una charla en el Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona sobre las etapas del desarrollo del ego a través de un clásico taoísta, los episodios del viaje del Rey Mono, compuesto por Wu Cheng en el siglo XVI⋯

 ⋯ El Aleph
8% CuentosJorge Luis Borges
O God, I could be bounded in a nutshelland count myself a King of infinite space.Hamlet, II, 2Oh Dios! Podría estar atrapado en una cáscara de nuez, y tenerme en cuenta como rey del espacio infinito.Hamlet, II, 2But they will teach us that Eternity is the⋯

 ⋯ Apuntes sobre Jane Austen y su tiempo
7% ApuntesAutores VariosIneditos
Jane Austen es una de las escritoras más populares de todos los tiempos: no obstante esto, las informaciones sobre su vida son pocas y fragmentadas. En los pocos epistolarios que han quedado, de las 3000 cartas escritas, la Austen revela una personalidad ⋯

 ⋯ Apuntes sobre la Divina Comedia
7% ApuntesIneditos
La Divina Comedia es el relato fantástico del mas allá con el cual Dante quiere indicar a los hombres el camino para huir de las pasiones terrenas y llegar a la iluminación de la fé, pasando a través de la concientización y la expiación de las propias cul⋯