Saltar al contenido principal

Los defensores del trabajo

En la exaltación del trabajo, en los incansables discursos acerca de la bendición del trabajo veo la misma oculta intención que se esconde en las alabanzas de las acciones impersonales de utilidad común: el miedo de toda realidad individual. A la vista que ofrece ⋯

Teoría de Dulcinea

En un lugar solitario cuyo nombre no viene al caso hubo un hombre que se pasó la vida eludiendo a la mujer concreta. Prefirió el goce manual de la lectura, y se congratulaba eficazmente cada vez que un caballero andante embestía a fondo uno ⋯

¿Cómo hacerte saber…

Que siempre hay tiempo
Que uno tiene que buscarlo y dárselo
Que nadie establece normas salvo la vida
Que la vida sin ciertas normas pierde forma
Que la forma no se pierde con abrirnos
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente
Que no está prohibido ⋯

Baudeleriana

Suicídense
por favor suicídense
por asco por locura
por resentimiento por narcisismo
para no dejarse morir lentamente
por asombro ante la maldad
por asfixia por horror
por soledad
por amor
dentro de lo posible por amor
pero por favor
suicídense.
Y si alguien les ⋯

The Gatekeeper

– Entonces el hombre tiene un lado que es el mal – dije, jubiloso -. Usted siempre lo negó. Siempre dice que el mal no existe, que sólo existe el poder. Me sorprendí a mí mismo con tal arrebato: en un solo instante toda ⋯

Los nadies

Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni ⋯

Tropiezos con la realidad

Nunca tuve buena memoria, siempre padecí esa desventaja; pero tal vez sea una forma de recordar únicamente lo que debe ser, quizá lo más grande que nos ha sucedido en la vida, lo que tiene algún significado profundo, lo que ha sido decisivo —para ⋯

La pluralidad de afectos

La experiencia susurra al oído que la fidelidad es imposible, que la monogamia es una ilusión y que las leyes del deseo triunfan siempre sobre las leyes de la costumbre. La inocencia grita que el amor sólo puede ser libre, que la pluralidad de ⋯

El Tao de la Programación

Así habló el maestro programador:
Después de tres días sin programar, la vida pierde sentido… El discípulo preguntó al Maestro: “Este es un programador que nunca diseña, documenta o prueba sus programas. Sin embargo, todos los que lo conocen lo consideran uno de  ⋯