La deserotización es el peor desastre que la humanidad pueda conocer, porque el fundamento de la ética no está en las normas universales de la razón práctica, sino en la percepción del cuerpo del otro como continuación sensible de mi cuerpo. Aquello que los budistas llaman la gran compasión, esto es: la conciencia del hecho de que tu placer es mi placer y que tu sufrimiento es mi sufrimiento. La empatía. Si nosotros perdemos esta percepción, la humanidad está terminada; la guerra y la violencia entran en cada espacio de nuestra existencia y la piedad desaparece. Justamente esto es lo que leemos cada día en los diarios: la piedad está muerta porque no somos capaces de empatía, es decir, de una comprensión erótica del otro.

Crediti
• Franco Berardi •
• “Antíguos maestros” •
En italiano
• Pinterest •
Similares
El liderazgo populista de Hugo Chávez Frías
92% Ideas
Como bien lo destaca Steve Ellner, “el triunfo de Hugo Chávez es excepcional, pues aquí se trata de un oficial de rango medio con ideas radicales que ya había liderado un golpe de Estado”. B
Julián y su cuento (i)
38% CuentosIneditos
Sí, él estaba allí, sentado sin pensar, viendo sin mirar. Todo era asombroso. Nunca había visto nada igual, es más, jamás había visto nada de eso. Todo era nuevo para Julián; no era capaz de definir cosa alguna porque nada
El gato negro
35% Cuentos
No espero ni remotamente que se conceda el menor crédito a la extraña, aunque familiar historia que voy a relatar. Sería verdaderamente insensato esperarlo cuando mis mismos sentidos rechazan su propio testimonio. No obsta
Carta a Meneceo
35% Autores
Que ninguno por ser joven vacile en filosofar, ni por llegar a la vejez se canse de filosofar. Pues no hay nadie demasiado prematuro ni demasiado retrasado en lo que concierne a la salud de su alma. El que dice que el tie
El Aleph
30% Cuentos
O God, I could be bounded in a nutshelland count myself a King of infinite space.Hamlet, II, 2Oh Dios! Podría estar atrapado en una cáscara de nuez, y tenerme en cuenta como rey del espacio infinito.Hamlet, II, 2But they