El juego de la vida
Nuestra existencia se parece a un partido de tenis, pero solo con dos tiros: aquel que lleva a la vida y el otro a la muerte.
Son bellos los partidos que se juegan hasta el último set.
Los jugadores se equiparan y el espectáculo está asegurado.
A veces sucede que el público apuesta por uno de los jugadores: nada de mal. Pero si el público decide que se le debe quitar la raqueta al otro jugador entonces no se puede seguir jugando, no hay un vencedor, sólo un perdedor: el público.

Créditos
 • Sergio Parilli •
 • Pinterest •   •  •

Similares
 ⋯ Entrevista a Claudio Naranjo
78% Autores VariosRutas
El pasado 24 de octubre, Claudio Naranjo dio una charla en el Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona sobre las etapas del desarrollo del ego a través de un clásico taoísta, los episodios del viaje del Rey Mono, compuesto por Wu Cheng en el siglo XVI⋯

 ⋯ El liderazgo populista de Hugo Chávez Frías
73% IdeasThomas Colombet
Como bien lo destaca Steve Ellner, el triunfo de Hugo Chávez es excepcional, pues aquí se trata de un oficial de rango medio con ideas radicales que ya había liderado un golpe de Estado. Buena parte del presente trabajo gira alrededor de la siguiente preg⋯

 ⋯ Visibilizando al enemigo EE. UU. vs. América Latina
47% PolíticaRóbinson Salazar
La nueva estrategia militar norteamericana hacia América Latina, consiste en construir socialmente el enemigo bajo tres parámetros: Terrorismo, Populismo Radical y Narcotráfico, cuyos ejes cumplen la función de ligar toda actividad política popular o de in⋯

 ⋯ El estado y los países: génesis del poder
43% FilosofíaVíctor Vacas Mora
LA TERGIVERSACIÓN DE UN CONCEPTO. Corre el siglo XXI. El Estado es la forma mundial de organización social. El poder de los gobiernos se ha impuesto en todo el planeta Tierra. Nada parece indicar que pudiera existir vida fuera de esta forma ⋯

Egon Schiele ⋯ Chickamauga
37% Cuentos
En una tarde soleada de otoño, un niño perdido en el campo, lejos de su rústica vivienda, entró en un bosque sin ser visto. Sentía la nueva felicidad de escapar a toda vigilancia, de andar y explorar a la ventura, porque su espíritu, en el cuerpo de sus a⋯