El principio de la rana hervida

El principio de la rana hervida

Imagine una olla llena de agua fría en la cual una rana nada alegremente. Se enciende el fuego debajo de la olla y el agua se calienta lentamente. Pronto se convierte en agua tibia.La rana encuentra esto bastante agradable y continua a nadar. La temperatura sigue aumentando. Ahora el agua está caliente, un poco de más de lo que rana aprecie. Se cansa un poco, pero no se asusta. Ahora el agua se vuelve muy caliente. La rana empieza a encontrar desagradable el agua, pero se ha debilitado y lo que le queda es soportar y no puede hacer nada. La temperatura sigue aumentando hasta que la rana termina por cocinarse y morir.

Si la misma rana fuera sumergida directamente en agua a 50°, hubiera inmediatamente dado un golpe de piernas para proyectarse fuera de la olla.

Esta experiencia muestra que cuando se realiza un cambio en manera suficientemente lenta, escapa a la conciencia y no plantea, para la mayoría de las veces, ninguna reacción, ninguna oposición, ninguna revuelta. Si observamos lo que sucede en nuestra sociedad desde hace algunas décadas, llevamos una lenta deriva a la que nos hemos acostumbrado. Una gran cantidad de cosas que haría horror hace 20 años, hace 30 o 40 años, poco a poco se han vuelto comunes, endulzadas y nos disturban ligeramente, hoy, o dejan decididamente indiferentes la mayoría de la gente.

En nombre del progreso y de la ciencia, el peor de los ataques a la libertad individual, a la dignidad humana, a la integridad de la naturaleza, a la belleza y a la felicidad de vivir, se lleva a cabo lentamente e inexorablemente con la complicidad de las víctimas, ignorantes o ingenuas. Las predicciones pesimistas sobre el futuro, en lugar de provocar reacciones y medidas preventivas, no hacen que preparar psicológicamente a la gente para aceptar condiciones de vida decadente, incluso dramáticas. La sonda permanente de la información por los medios de comunicación satura los cerebros que no son capaces de discernir.

Cuando he anunciado estas cosas por primera vez fué para el mañana. Ahora es para hoy.

Entonces si no eres como la rana, ya medio cocida, da el saludable golpe de piernas antes de que sea demasiado tarde.

Créditos
    —  Olivier Clerc


Similares
El liderazgo populista de Hugo Chávez Frías
76% Ideas
Como bien lo destaca Steve Ellner, “el triunfo de Hugo Chávez es excepcional, pues aquí se trata de un oficial de rango medio con ideas radicales que ya había liderado un golpe de Estado”. B
El estado y los países: génesis del poder
50% Textos
LA TERGIVERSACIÓN DE UN CONCEPTO. Corre el siglo XXI. El Estado es la forma mundial de organización social. El poder de l
El gato negro
46% Cuentos
No espero ni remotamente que se conceda el menor crédito a la extraña, aunque familiar historia que voy a relatar. Sería verdaderamente insensato esperarlo cuando mis mismos sentidos rechazan su propio testimonio. No obsta
Macario
44% Cuentos
Estoy sentado junto a la alcantarilla aguardando a que salgan las ranas. Anoche, mientras estábamos cenando, comenzaron a armar el gran alboroto y no pararon de cantar hasta que amaneció. Mi madrina también dice eso: que l
Julián y su cuento (i)
42% CuentosIneditos
Sí, él estaba allí, sentado sin pensar, viendo sin mirar. Todo era asombroso. Nunca había visto nada igual, es más, jamás había visto nada de eso. Todo era nuevo para Julián; no era capaz de definir cosa alguna porque nada