El eterno retorno como ser selectivo
Si soy un adivino y estoy lleno de aquel espíritu vaticinador que camina sobre una elevada cresta entre dos mares, – que camina como una pesada nube entre lo pasado y lo por venir, – hostil a las hondonadas sofocantes y a todo lo que está cansado y no es capaz ni de vivir ni de morir: dispuesta al rayo en su oscuro seno y al redentor resplandor, grávida de rayos que dicen ¡sí!, ríen ¡sí!, dispuesta a vaticinadores relampagueos: – ¡bienaventurado el que así está grávido! ¡Y, en verdad, mucho tiempo tiene que estar suspendido de la montaña, cual pesado temporal, quien alguna vez debe encender la luz del porvenir!
– Oh, cómo no iba yo a anhelar la eternidad y el nupcial anillo de los anillos, – ¡el anillo del retorno! Nunca encontré todavía la mujer de quien quisiera tener hijos, a no ser esta mujer a quien yo amo: ¡pues yo te amo, oh Eternidad!
¡Pues ya te amo, oh Eternidad!

Si alguna vez mi cólera quebrantó sepulcros, desplazó mojones fronterizos e hizo rodar viejas tablas, rotas, a profundidades escarpadas:
Si alguna vez mi escarnio aventó palabras corruptas y yo vine como una escoba para arañas cruceras y como viento que barre viejas y asfixiantes criptas funerarias:
Si alguna Vez me senté jubiloso allí donde yacen enterrados viejos dioses, bendiciendo al mundo, amando al mundo, junto a los monumentos de los viejos calumniadores del mundo: –
pues yo amo incluso las iglesias y los sepulcros de dioses, cuando el cielo ya mira con su Ojo puro a través de sus derruidos techos; me gusta sentarme, como hierba y roja amapola, sobre derruidas iglesias. –
Oh, ¿cómo no iba yo a anhelar la Eternidad y el nupcial anillo de los anillos, _ el anillo del retorno?
Nunca encontré todavía la mujer de quien quisiera tener hijos, a no ser esta mujer a quien yo amo: ¡pues yo te amo, oh Eternidad!
¡Pues yo te amo, oh Eternidad!
Si alguna Vez llegó hasta mí un soplo del soplo creador y de aquella celeste necesidad que incluso a los azares fuerza a bailar ronda de estrellas:
Si alguna vez reí con la risa del rayo creador, al que, gruñendo, pero obediente, sigue el prolongado trueno del acto:
Si alguna vez jugué a los dados con los dioses sobre la divina mesa de la tierra, de tal manera que la tierra se estremeció y se resquebrajó y arrojó resoplando ríos de fuego: – pues una mesa de dioses es la tierra, que tiembla con nuevas palabras creadoras y con divinas tiradas de dados: –
Oh, ¿cómo no iba yo a anhelar la Eternidad y el nupcial anillo de los anillos, – el anillo del retorno?
Nunca encontré todavía la mujer de quien quisiera tener hijos, a no ser esta mujer a quien yo amo: ¡pues yo te amo, oh Eternidad!
¡Pues yo te amo, oh Eternidad!

Créditos
 • Friedrich Nietzsche •
 • Así habló Zaratustra •
  • Los siete sellos •
 • Pinterest •   •  •

Similares
 ⋯ La Nueva Masculinidad
92% Rutas
Ante el empuje emancipador de la mujer, el hombre con su imagen, sus prerrogativas, han quedado profundamente cuestionados. Al hombre, sin aparente salida, no le queda otra que pararse y reflexionar, cuestionar ese modelo, y encontrar otra forma de ser ho⋯

Egon Schiele ⋯ Relatos del viejo Antonio
80% CitarioSubcomandante Marcos
Mira Capitán (porque debo aclararles que en el tiempo en que yo conocí al Viejo Antonio tenía yo el grado de Capitán Segundo de Infantería Insurgente, lo que no dejaba de ser un típico sarcasmo zapatista porque sólo éramos 4 –desde entonces el Viejo Anton⋯

 ⋯ Entrevista a Claudio Naranjo
78% Autores VariosRutas
El pasado 24 de octubre, Claudio Naranjo dio una charla en el Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona sobre las etapas del desarrollo del ego a través de un clásico taoísta, los episodios del viaje del Rey Mono, compuesto por Wu Cheng en el siglo XVI⋯

 ⋯ Apuntes sobre la mitología Griega
69% ApuntesAutores VariosIneditos
La figura de Homero ha sido siempre circundada por una aureola de misterio. Del supuesto autor de los dos máximos poemas épicos de la literatura griega no existen datos ciertos, aunque la antigüedad lo haya señalado en numerosas anécdotas y noticias. Su m⋯

 ⋯ Poison
48% CuentosKatherine Mansfield
El correo tardaba. Cuando volvimos de nuestro paseo después del desayuno, aún no había llegado.–Pas encore, madame. –cantó Annette, escabulléndose hacia la cocina. Llevamos nuestras cosas al comedor. La mesa estaba servida. Como siempre, la vista de la me⋯