Cauce psicoemotivo
En los sueños, los tiempos se mezclan y también se mezclan los roles y las características de cada actor. Pasar de nuestro sueño al sueño de otro parecería una cosa digna de Borges, en cambio basta que nos lo cuenten para que aparezca probable.
Es casi como vivir un pedazo más de vida: conocer de una experiencia a través de palabras oídas non tiene nada de extraño para aquellos que ya lo hacen con la lectura de cuentos y novelas, que ya mueven emociones; pero, más allá de la zambullida, se tendrá que responder a la necesidad de regresar al cauce animal, psicoemotivo, carnal y de rojo sangre así como somos. Se deberían cultivar nuestros sueños y no necesariamente los de los demás.

Créditos
 • Autores Varios •
 • Pinterest •   •  •

Similares
 ⋯ El gato negro
109% CuentosEdgar Allan Poe
No espero ni remotamente que se conceda el menor crédito a la extraña, aunque familiar historia que voy a relatar. Sería verdaderamente insensato esperarlo cuando mis mismos sentidos rechazan su propio testimonio. No obstante, yo no estoy loco, y ciertame⋯

 ⋯ Entrevista a Claudio Naranjo
94% Autores VariosRutas
El pasado 24 de octubre, Claudio Naranjo dio una charla en el Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona sobre las etapas del desarrollo del ego a través de un clásico taoísta, los episodios del viaje del Rey Mono, compuesto por Wu Cheng en el siglo XVI⋯

 ⋯ El liderazgo populista de Hugo Chávez Frías
64% IdeasThomas Colombet
Como bien lo destaca Steve Ellner, el triunfo de Hugo Chávez es excepcional, pues aquí se trata de un oficial de rango medio con ideas radicales que ya había liderado un golpe de Estado. Buena parte del presente trabajo gira alrededor de la siguiente preg⋯

 ⋯ Ser anfibio
58% Julián PeragónRutas
Cuando nacemos somos como un pequeño animal anfibio torpemente surgiendo de su medio acuoso que se le ha ido quedando pequeño y emerge con dolor a otro enormemente más grande y desconocido. Salimos de un oasis fusional para abocarnos, sin más armas que nu⋯

Egon Schiele ⋯ Chickamauga
46% Cuentos
En una tarde soleada de otoño, un niño perdido en el campo, lejos de su rústica vivienda, entró en un bosque sin ser visto. Sentía la nueva felicidad de escapar a toda vigilancia, de andar y explorar a la ventura, porque su espíritu, en el cuerpo de sus a⋯