⋯
Ni el sol ni la muerte pueden mirarse fijamente, escribió François de la Rochefoucauld. Y, cuando menos, esto los diferencia del sexo: pues pocos son los hombres y las mujeres que le temen y se privan de mirarlo fijamente.¿Por qué, si me dispongo ⋯