Caracas es hermosa, majestuosa, con casas coloniales de una sola planta, rodeada por la Sierra de Ávila, extendiéndose en toda su extensión hacia el valle. Situada a novecientos metros de altura, disfruta de una eterna primavera, ni demasiado caliente ni demasiado fría. […] En todas partes, hombres de todos los colores, sin ningún complejo racial, desde los más claros hasta los más oscuros. Todos, desde el negro al color ladrillo, al blanco más puro, toda esa población colorida, vive, mirándola en los primeros momentos, en la alegría más emocionante.

Créditos
 • Henri Charrière •
 • Papillón •
 • Pinterest •   •  •

Similares
Egon Schiele ⋯ Chickamauga
17% Cuentos
En una tarde soleada de otoño, un niño perdido en el campo, lejos de su rústica vivienda, entró en un bosque sin ser visto. Sentía la nueva felicidad de escapar a toda vigilancia, de andar y explorar a la ventura, porque su espíritu, en el cuerpo de sus a⋯

 ⋯ La casa del pasado
13% Algernon BlackwoodCuentos
Una noche una Visión vino a mí, trayendo con ella una antigua y herrumbrosa llave. Me llevó a través de campos y senderos de dulce aroma, donde los setos ya susurraban en la oscuridad primaveral, hasta que llegamos a una inmensa y sombría casa, de ventana⋯

 ⋯ El estado y los países: génesis del poder
13% FilosofíaVíctor Vacas Mora
LA TERGIVERSACIÓN DE UN CONCEPTO. Corre el siglo XXI. El Estado es la forma mundial de organización social. El poder de los gobiernos se ha impuesto en todo el planeta Tierra. Nada parece indicar que pudiera existir vida fuera de esta forma ⋯

 ⋯ El Aleph
12% CuentosJorge Luis Borges
O God, I could be bounded in a nutshelland count myself a King of infinite space.Hamlet, II, 2Oh Dios! Podría estar atrapado en una cáscara de nuez, y tenerme en cuenta como rey del espacio infinito.Hamlet, II, 2But they will teach us that Eternity is the⋯

Egon Schiele ⋯ Relatos del viejo Antonio
12% CitarioSubcomandante Marcos
Mira Capitán (porque debo aclararles que en el tiempo en que yo conocí al Viejo Antonio tenía yo el grado de Capitán Segundo de Infantería Insurgente, lo que no dejaba de ser un típico sarcasmo zapatista porque sólo éramos 4 –desde entonces el Viejo Anton⋯