– Entonces el hombre tiene un lado que es el mal – dije, jubiloso -. Usted siempre lo negó. Siempre dice que el mal no existe, que sólo existe el poder.

Me sorprendí a mí mismo con tal arrebato: en un solo instante toda mi crianza católica se había apoderado de mí y el Príncipe de las Tinieblas creció a tamaño descomunal.

Don Juan rió hasta acabar tosiendo.

– Claro que tenemos un lado oscuro – dijo -. Matamos por capricho, ¿no es cierto? Quemamos gente en el nombre de Dios. Nos destruimos a nosotros mismos; aniquilamos la vida en este planeta; destruimos la tierra. Y luego nos ponemos un hábito y el Señor nos habla directamente. ¿Y qué nos dice el Señor? Nos dice que sino nos portamos bien nos va a castigar. El Señor lleva siglos amenazándonos sin que las cosas cambien. Y no porque exista el mal, sino porque somos estúpidos. El hombre si que tiene un lado oscuro, que se llama estupidez.

Crediti
    —  Carlos Castaneda
    —  El conocimiento silencioso


Similares
Ante la ley
9% Cuentos
Ante la ley hay un guardián. Un campesino se presenta frente a este guardián, y solicita que le permita entrar en la Ley. Pero el guardián contesta que por ahora no puede dejarlo entrar. El hombre reflexiona y pregunta si
Macario
7% Cuentos
Estoy sentado junto a la alcantarilla aguardando a que salgan las ranas. Anoche, mientras estábamos cenando, comenzaron a armar el gran alboroto y no pararon de cantar hasta que amaneció. Mi madrina también dice eso: que l
El caballerismo
7% Citario
«El caballero andante es un animal de cresta metálica que habitan los castillos y de vez en cuando baja al llano al grito de ¡rediós! atacando al hombre» Crediti [icon name=”user-md
No hace falta ojos para ver
7% Citario
Había una vez un unicornio llamado Ariel. Ariel era el unicornio más bello del mundo. Ariel fué descubierto por un príncipe llamado Justín el cual fué llevado por un mundo lleno de estrañas y bellísimas magias. Ninguno pod
Esa mujer…
6% Cuentos
Llovía intensamente y hacía mucho frío. La helada de la mañana calaba los huesos, y el dolor del corazón solo hacía más cruenta esa tortura.Luego de un fuerte baño caliente, Martín se acercó al espejo y se observó detenida