¡Ya se murió Federico!,
¡ya se murió su poema!,
¡ya se murió su risa!,
¡ya se murió su pena!,
¡ya se quedó enterrado!,
¡ya quedó bajo tierra!.

Pero él sigue viviendo,
en algún lugar de ésta tierra,
sea cielo o sea tierra.

Él vive en mi corazón,
como una flor recién nacida,
que me inspira lo que hay que escribir,
que me ilumina lo que he de decir,
que me abre caminos dentro de mi y
sé que con la ayuda de otros y de mí,
lograremos escribir lo que él no pudo
escribir, recitar y sentir.

Crediti
    — Hermoso poema de una niña


Similares
Poesia de un hombre desesperado
9% Citario
El 15 de agosto de 1964, cuando entregaba a un grupo de trabajadores reconocimientos por su actitud de vanguardia en el trabajo, aclaraba que el poema no era de su autoría, sino «de un hombre desesperado (…) un viejo poeta
La insoportable levedad de ser
6% Citario
¿Qué es el vértigo? ¿El miedo a la caída? ¿Pero por qué nos da también vértigo en un mirador provisto de una valla asegurada? El vértigo es algo diferente del miedo a la caída. El vértigo significa que la profundidad que
Hugo Chávez es un demonio
6% Fragmentos
¿Por qué? Porque alfabetizó a 2 millones de venezolanos que no sabían leer ni escribir, aunque vivían en un país que tiene la riqueza natural más importante del mundo, que es el petróleo. Yo viví en ese país algunos años y
Evasión
6% Citario
Conosco bien las murallas de mi paraiso … me despiertan … y dentro de ellas, cada día, descubro mi sol y mi luna. Solo a éllas puedo hablar si quiero ser escuchado. No hay nada más allá de mi paraiso … solo la ilusió
Amor mental
6% Citario
Aquella noche que hice el amor mental contigo no estuve atenta en seguida se me inflamó la mente que sepas que hace dos noches con dolientes penas me nació un poema de forma ilegítima llevará solo mi nombre mas por tus ra