Ni el sol ni la muerte pueden mirarse fijamente“, escribió François dela Rochefoucauld. Y, cuando menos, esto los diferencia del sexo: pues pocos son los hombres y las mujeres que le temen y se privan de mirarlo fijamente.¿Por qué, si me dispongo a hablar de la sexualidad, he pensado en en esta frase para titular mi libro? Tal vez porque lo esencial, también en el sexo, escapa a la mirada, o la ciega, en su perpetuo intento de fascinarla. El sexo es un sol; el amor, que procede de él, se recalienta o se consume. Y todos podríamos decir que somos amantes: no porque seamos los únicos que tenemos relaciones sexuales, ni los únicos que amamos, sino porque el sexo y el amor, para nosotros, son problemas que es preciso afrontar o superar, sin confundirlos ni reducirlos el uno al otro.Esto es lo que, al menos, define una parte de nuestra humanidad: el hombre es un animal erótico.Y esta es precisamente la tesis que planea en los tres capítulos de los que se compone el libro dedicados, respectivamente, al amor, en el que se abordan los temas del Eros o el amor como pasión; la filía, o la dicha de amar; el ágape, o el amor sin fronteras; para pasar, en el segundo capítulo, a reflexionar sobre la sexualidad, el erotismo y el deseo, y concluyendo, en el tercer capítulo, con las consideraciones sobre la amistad y la pareja.
En la estela de una de sus anteriores obras, El amor, la soledad, Comte-Sponville nos ofrece la visión más clara y profunda a la vez de lo que significa amar y del papel del sexo y el amor en nuestras vidas.

Créditos
    —  André Comte-Sponville
    —  Ni el sexo ni la muerte


Similares
¿Cómo hacerte saber…
12% Citario
Que siempre hay tiempo Que uno tiene que buscarlo y dárselo Que nadie establece normas salvo la vida Que la vida sin ciertas normas pierde forma Que la forma no se pierde con abrirnos Que abrirnos no es amar indiscriminada
La percepción del cuerpo del otro
9% Autores
La deserotización es el peor desastre que la humanidad pueda conocer, porque el fundamento de la ética no está en las normas universales de la razón práctica, sino en la percepción del cuerpo del otro como continuación se
Gente tóxica
8% Libros
Cómo afrontar el problema de nuestra relación con personas que Bernardo Stamateas llama “gente tóxica”, es decir, individuos que son capaces de sacarnos de nuestras casillas, de perjudicar nuestras relaciones sociales y en
La condición humana
7% Libros
Aquel amor, frecuentemente crispado, que los unía como un niño enfermo; aquel sentido común de su vida y de su muerte; aquella correspondencia carnal entre ambos, nada de todo aquello existía frente a la fatalidad que deco
El ejercicio de la autoridad
7% Fragmentos
La autoridad es racional cuando se basa en la competencia, y ayuda a crecer los que lo apoyan. La autoridad cuando es irracional sino que se basa en el poder y sirve para llegar a la persona que está subordinado. La mayorí