Alejándose de los perezosos, Dante se acerca a Aqueronte, el río que limita el infierno real (en griego,río del dolor) que a través del cual las almas deben pasar antes de ser destinadas al castigo eterno.

Aquí el poeta encuentra el barquero de las almas, el demonio Caronte, con ojos de Braga (ojos ardiendes como las brasas del carbón), que tiene precisamente la tarea de transportar las almas a la otra orilla del río. La figura de Caronte se encuentra también en la mitología pagana y en la Eneida de Virgilio (Libro VI, donde narra el descenso al infierno de Eneas) con exactamente el mismo rol. Dante, incluso aunque lo defina como un ‘diablo’, lo describe humanamente como un viejo con el pelo blanco por su edad avanzada.

Inferno, Canto III, vv. 82-89

Ed ecco verso noi venir per nave
un vecchio, bianco per antico pelo,
gridando: ’Guai a voi anime prave!

Non isperate mai veder lo cielo;
i’ vegno per menarvi all’altra riva
ne le tenebre eterne, in caldo e ‘n gelo.

E tu che se’ costì , anima viva,
pártiti da cotesti che son morti.

Caronte se dirige a las almas de los condenados, que les recuerda la suerte que les espera (no podrán ver jamás el cielo, Dios, la felicidad), y se da cuenta que entre ellos se encuentra el alma de un vivo (anima prava, alma brava), el de Dante y le advierte a que retroceda. Interviene entonces Virgilio para explicar que la presencia de un ser viviente es debido a la voluntad superior de Dios: vuolsi così colà dove si puote ciò che si vuole – quiso así allá donde se puede lo que se quiere, o también, así se quiso allá en el cielo, donde se puede hacer lo que se quiere. Y con estas palabras, Caronte calla y reanuda su eterna tarea del barquero transportador.

Dante, abrumado por tanta emoción y tanta confusión, se desmaya y cuando recobra sus sentidos se encuentra en el otro lado del rio y nota a Virgilio un poco pálido porque sabe que está en el primer aro del infierno, en el limbo. Desde una zona de luz, que interrumpe las tinieblas, encuentra a Homero, a Horacio, a Ovidio y a Lucano que acogen con todos los honores a su compañero Virgilio y Dante, que se coléa en la finción literaria, a la compañía de los poetas o los espíritus magnos.

Similares
Apuntes sobre la Divina Comedia
25% ApuntesIneditos
La Divina Comedia es el relato fantástico del mas allá con el cual Dante quiere indicar a los hombres el camino para huir de las pasiones terrenas y llegar a la iluminación de la fé, pasando a través de la concientización
El tema de nuestro tiempo
8% Autores
Incapaz el espíritu de mantenerse por si mismo en pie, busca una tabla donde salvarse del naufragio y escruta en trono, con humilde mirada de can, alguien que le ampare. El alma supersticiosa es, en efecto, el can que busc
¿Qué son los humanos?
8% Citario
Son monos sin pelo que piensan que son los dueños de todo lo que les rodea. Construyen cuevas de piedra que llegan al cielo. Su ego, su codicia no tiene límites: toman de la tierra más de lo que necesitan. Destruyen la sel
Hugo Chávez es un demonio
7% Fragmentos
¿Por qué? Porque alfabetizó a 2 millones de venezolanos que no sabían leer ni escribir, aunque vivían en un país que tiene la riqueza natural más importante del mundo, que es el petróleo. Yo viví en ese país algunos años y
Relatos del viejo Antonio
6% Citario
Mira Capitán (porque debo aclararles que en el tiempo en que yo conocí al Viejo Antonio tenía yo el grado de Capitán Segundo de Infantería Insurgente, lo que no dejaba de ser un típico sarcasmo zapatista porque sólo éramos