Incapaz el espíritu de mantenerse por si mismo en pie, busca una tabla donde salvarse del naufragio y escruta en trono, con humilde mirada de can, alguien que le ampare. El alma supersticiosa es, en efecto, el can que busca su amo. Ya nadie recuerda siguiera los gestos nobles de orgullo, y el imperativo de la libertad, que resonó en centurias, no hallaría la menor compresión. Al contrario, el hombre siente un increíble afán de servidumbre. Quiere servir, ante todo, a otro hombre, a un emperador, a un brujo, a un ídolo. Cualquier cosa, antes que sentir el terror de afrontar solitario, con el propio pecho, los embates de la existencia.

Créditos
José Ortega y Gasset
Epílogo sobre el alma desilusionada, en “El tema de nuestro tiempo”. Madrid, Espasa Calpe, 2005, p. 187
Jean-Michel Basquiat
Similares
El existencialismo
10% Ideas
El existencialismo (filosofía de la existencia) es aquella corriente de pensamiento que nace en Europa hacia el 1930 gracias al aporte de Heidegger (que no aceptó que se colocara dentro del movimiento), Jaspers y Sartre, e
Gente tóxica
8% Libros
Cómo afrontar el problema de nuestra relación con personas que Bernardo Stamateas llama “gente tóxica”, es decir, individuos que son capaces de sacarnos de nuestras casillas, de perjudicar nuestras relaciones sociales y en
Teoría de Dulcinea
8% Cuentos
En un lugar solitario cuyo nombre no viene al caso hubo un hombre que se pasó la vida eludiendo a la mujer concreta. Prefirió el goce manual de la lectura, y se congratulaba eficazmente cada vez que un caballero andante em
El juego de la vida
7% IneditosRutas
Nuestra existencia se parece a un partido de tenis, pero solo con dos tiros: aquel que lleva a la vida y el otro a la muerte. Son bellos los partidos que se juegan hasta el último set. Los jugadores se equiparan y el espec
El deshecho de la culpa
7% Fragmentos
Dar la Palabra, Jurar, hacer una Promesa es un acto de consecuencias dramáticas. Era dramático en el pasado, así como lo es hoy en día entre las fes, cultos y mentalidades tradicionales; dar la palabra en un juramento ata