Me atreveré a decirle que no pienso tanto en la vejez. Nunca creí que la edad fuera un criterio. No me sentía particularmente joven hace cincuenta años (cuando tenía veinte, me gustaba mucho la compañía de gente mayor), y no me siento vieja hoy. Mi edad cambia y siempre ha cambiado de hora en hora. En los momentos de cansancio tengo diez siglos; en los momentos de trabajo, cuarenta años; en el jardín, con el perro, tengo la impresión de tener cuatro años.

Créditos
Marguerite Yourcenar
De una carta a Jeanne Carayon
Similares
Vueltas en calesita
10% Autores
Si pudiera vivir nuevamente mi vida. En la próxima trataría de cometer más errores. No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más. Sería más tonto de lo que he sido, de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad. Sería
A la Hechicera
9% Fragmentos
Los momentos no llegan nunca ni tarde ni pronto, llegan a su hora, no a la nuestra, no tenemos que agradecerles las coincidencias, cuando ocurran, entre lo que ellos proponían y lo que nosotros necesitábamos. [expand title
La sorda tiranía
9% Autores
Estas son la reflexiones que en el primer aniversario de su infausto gobierno he querido hacer llegar a los miembros de esa junta […] sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al comprom
Baudeleriana
7% Fragmentos
Suicídense por favor suicídense por asco por locura por resentimiento por narcisismo para no dejarse morir lentamente por asombro ante la maldad por asfixia por horror por soledad por amor dentro de lo posible por amor per
Cuídense
6% Rutas
Estas son las cuatro mosquitas muertas de los hermanos de Silvio. Cuídense de esa gente poco honesta con un buen insecticida.