En los sueños, los tiempos se mezclan y también se mezclan los roles y las características de cada actor. Pasar de nuestro sueño al sueño de otro parecería una cosa digna de Borges, en cambio basta que nos lo cuenten para que aparezca probable.
Es casi como vivir un pedazo más de vida: conocer de una experiencia a través de palabras oídas non tiene nada de extraño para aquellos que ya lo hacen con la lectura de cuentos y novelas, que ya mueven emociones; pero, más allá de la zambullida, se tendrá que responder a la necesidad de regresar al cauce animal, psicoemotivo, carnal y de rojo sangre así como somos. Se deberían cultivar nuestros sueños y no necesariamente los de los demás.

Similares
La condición humana
9% Libros
Aquel amor, frecuentemente crispado, que los unía como un niño enfermo; aquel sentido común de su vida y de su muerte; aquella correspondencia carnal entre ambos, nada de todo aquello existía frente a la fatalidad que deco
Un canto para Bolívar
8% Autores
PADRE nuestro que estás en la tierra, en el agua, en el aire de toda nuestra extensa latitud silenciosa, todo lleva tu nombre, padre, en nuestra morada: tu apellido la caña levanta a la dulzura, el estaño bolívar tiene un
El caballerismo
7% Citario
«El caballero andante es un animal de cresta metálica que habitan los castillos y de vez en cuando baja al llano al grito de ¡rediós! atacando al hombre» Crediti [icon name=”user-md
Objetivo político-económico de la educación
6% Autores
Al orientar desde un principio a los estudiantes hacia fines profesionales, se deja necesariamente escapar como algo estimulador el poder inmediato de la creación. La misteriosa tiranía de la idea de la utilidad, de la pr
Altruismo y egoísmo
6% Ineditos
Después de hojear una cuantas páginas de Umberto Gallimberti – y por eso no me gusta mucho – me empiezan a surgir preguntas para lograr descrubrir la realidad del otro a través de uno mismo, que es siempre limitado y cond