Naron, de la longeva raza rigeliana, era el cuarto de su estirpe que llevaba los anales galácticos. Tenía en su poder el gran libro que contenía la lista de las numerosas razas de todas las galaxias que habían adquirido el don de la inteligencia, y el libro, mucho menor, en el que figuraban las que habían llegado a la madurez y poseían méritos para formar parte de la Federación Galáctica. En el primer libro habían tachado algunos nombres anotados con anterioridad: los de las razas que, por el motivo que fuere, habían fracasado. La mala fortuna, las deficiencias bioquímicas o biofísicas, la falta de adaptación social se cobraban su tributo. Sin embargo, en el libro pequeño nunca se había tenido que tachar ninguno de los nombres anotados.
El mensajero

En aquel momento, Naron, enormemente corpulento e increíblemente anciano, levantó la vista al notar que se acercaba un mensajero.

Naron -saludó el mensajero-. ¡Gran Señor!

Bueno, bueno, ¿qué hay? Menos ceremonias.

Otro grupo de organismos ha llegado a la madurez.

Estupendo, estupendo. Hoy en día ascienden muy aprisa. Apenas pasa año sin que llegue un grupo nuevo. ¿Quiénes son?

El mensajero dio el número clave de la galaxia y las coordenadas del mundo en cuestión.

Ah, sí -dijo Naron- lo conozco.

Y con buena letra cursiva anotó el dato en el primer libro, trasladando luego el nombre del planeta al segundo. Utilizaba, como de costumbre, el nombre bajo el cual era conocido el planeta por la fracción más numerosa de sus propios habitantes.

Escribió, pues: La Tierra.

Estas criaturas nuevas -dijo luego- han establecido un récord. Ningún otro grupo ha pasado tan rápidamente de la inteligencia a la madurez. No será una equivocación, espero.

De ningún modo, señor -respondió el mensajero.

Han llegado al conocimiento de la energía termonuclear, ¿no es cierto?

Sí, señor.

Bien, ese es el requisito -Naron soltó una risita-. Sus naves sondearán pronto el espacio y se pondrán en contacto con la Federación.

En realidad, señor -dijo el mensajero con renuencia-, los observadores nos comunican que todavía no han penetrado en el espacio.

Naron se quedó atónito.

¿Ni poco ni mucho? ¿No tienen siquiera una estación espacial?

Todavía no, señor.

Pero si poseen la energía termonuclear, ¿dónde realizan las pruebas y las explosiones?

En su propio planeta, señor.

Naron se irguió en sus seis metros de estatura y tronó:

¿En su propio planeta?

Si, señor.

Con gesto pausado, Naron sacó la pluma y tachó con una raya la última anotación en el libro pequeño. Era un hecho sin precedentes; pero es que Naron era muy sabio y capaz de ver lo inevitable, como nadie, en la galaxia.

¡Asnos estúpidos! -murmuró.


Créditos
    —  Isaac Asimov


Similares
Espacio Tiempo
10% Citario
Si el espacio es infinito estamos en cualquier punto del espacio. Si el tiempo es infinito estamos en cualquier punto del tiempo. Créditos • Jorg
The Gatekeeper
7% Autores
– Entonces el hombre tiene un lado que es el mal – dije, jubiloso -. Usted siempre lo negó. Siempre dice que el mal no existe, que sólo existe el poder. Me sorprendí a mí mismo con tal arrebato: en un solo instante toda mi
Ezequiel
6% Fragmentos
El camino del hombre recto está por todos lados rodeado por las injusticias de los egoístas y la tiranía de los hombres malos. Bendito sea aquel pastor que, en nombre de la caridad y de la buena voluntad, saque a los débil
El ABC del comunismo libertario
6% Ideas
Considero al anarquismo como la más racional y práctica concepción de la vida social en libertad y armonía. Estoy convencido de la ineludibilidad de su realización en el curso del desarrollo humano. El capitalismo continua
Saramago y la conciencia
5% Ideas
Conciencia no es un sistema económico. No es la organización del mercado. No es un régimen político nuevo. Pero es algo más que todo eso. Es la conciencia que hay que tener contra todo y contra todos los que precisamente e