Después de hojear una cuantas páginas de Umberto Gallimberti – y por eso no me gusta mucho – me empiezan a surgir preguntas para lograr descrubrir la realidad del otro a través de uno mismo, que es siempre limitado y condenado a sus interpretaciones. Buscar otros horizontes, a veces, es problemático ya que para entenderlos debemos dejar los nuestros que son consolidados. Pongamos, por ejemplo, algo que parece ser contradictorio como el altruismo y el egoísmo, pero que al final, se revelan ser dos cosas distintas, solo que una es funcional a la otra.
¿Somos realmente altruistas, o incluso nuestros actos más nobles estan teñidos de un egoísmo subyacente?
Aunque nos cueste la vida, no hay duda del beneficio que puede tener un acto a favor de nuestros hijos o nietos, ya que compartimos una buena cantidad de genes y la continuidad de los mismos quedan garantizados en los familiares que sobrevivan.
¿Pero, qué sentido tiene, dar la vida por un país, exponerse a salvar desconocidos o a hacer pequeños actos heroicos? Los humanos tenemos una naturaleza social fuerte; dependemos, los unos de los otros, desde la cuna hasta la tumba; cuando cazábamos para sobrevivir – por ejemplo – no poseíamos una gran fuerza, ni cuernos, ni fauces potentes, pero en grupo podíamos dar caza a cualquier pieza. Nuestra estrategia vital es ser social: necesitamos del otro.
Los actos altruistas suponen también un reconocimiento social: a los ojos de los demás ganamos puntos y así están más dispuestos a colaborar; es un empujón a nuestro status y aumenta las posibilidades de dejar descendencia.
El supuesto altruismo en favor del grupo escondería un cierto tipo de egoísmo que favorece al individuo. Aunque todos tendamos a reunirnos en grupos, a la selección natural el grupo no le importa. La lucha por la supervivencia es un asunto individual, o a lo sumo, es la intencionalidad de los genes a sobrevivir y perdurar.

Crediti
• Sergio Parilli •
• “Altruismo y egoísmo” •
• Pinterest •
Similares
Tropiezos con la realidad
7% Fragmentos
Nunca tuve buena memoria, siempre padecí esa desventaja; pero tal vez sea una forma de recordar únicamente lo que debe ser, quizá lo más grande que nos ha sucedido en la vida, lo que tiene algún significado profundo, lo qu
Asnos estúpidos
6% Cuentos
Naron, de la longeva raza rigeliana, era el cuarto de su estirpe que llevaba los anales galácticos. Tenía en su poder el gran libro que contenía la lista de las numerosas razas de todas las galaxias que habían adquirido el
Baudeleriana
6% Fragmentos
Suicídense por favor suicídense por asco por locura por resentimiento por narcisismo para no dejarse morir lentamente por asombro ante la maldad por asfixia por horror por soledad por amor dentro de lo posible por amor per
El estado y los países: génesis del poder
6% Textos
LA TERGIVERSACIÓN DE UN CONCEPTO. Corre el siglo XXI. El Estado es la forma mundial de organización social. El poder de l
Saramago y la conciencia
5% Ideas
Conciencia no es un sistema económico. No es la organización del mercado. No es un régimen político nuevo. Pero es algo más que todo eso. Es la conciencia que hay que tener contra todo y contra todos los que precisamente e